Vendaje Funcional

En primer lugar, no hay que confundirlo con el Kinesiotaping o vendaje neuromuscular (el vendaje de colores). Cuando hablamos de vendaje funcional hacemos referencia a un tipo de inmovilización parcial que permite una cierta movilidad, contrario a los vendajes que produce una inmovilidad total.  Se suelen emplear para tratar lesiones a nivel de ligamentos, articulaciones y de la musculatura, en general.

Una de sus principales ventajas, asociada a la movilidad que ofrece, se centra en evitar las posibles atrofias musculares, así como la rigidez en las articulaciones, las lesiones cutáneas, el síndrome de Südek, al mismo tiempo que disminuye el riesgo trombótico.

vendaje funcional articulaciones-frasadent

Hay dos tipos que se diferencian entre sí, según el fin con el que son empleados en los pacientes con este tipo de lesiones leves:

  • Vendaje funcional terapéutico: Este vendaje, como hemos mencionado anteriormente, pretende evitar y reducir los efectos secundarios de las inmovilizaciones totales. Suele emplearse para la recuperación de lesiones leves o moderadas y, en caso de una previa inmovilización total, suelen emplearse para favorecer la posterior recuperación una vez quitada la primera, hasta que los tejidos se han recuperado del todo.  Su función es disminuir la tensión sobre los tejidos al situarlos en una posición de acortamiento. De esta forma, favorece la cicatrización y refuerza los tejidos lesionados.
  • Vendaje funcional preventivo: se suele emplear en lesiones crónicas. No corrigen la posición natural de los tejidos lesionados, sino que los pone en una posición neutra. De esta manera, con este tipo de vendaje funcional se pretende no dañar el tejido, sin forzarlo a realizar movimientos perjudiciales. Al mismo tiempo, asegura que la articulación esté estable.

Este tipo de vendajes está indicado para mantener las lesiones en reposo pero con cierta movilidad, sin dañar la zona articular. Además, es idóneo para corregir deformaciones, ya que  trata de alinear correctamente las articulaciones, controlando y disminuyendo la hinchazón.

El vendaje funcional se recomienda para enfermedades como la tendinitis y tendinosis, esguinces, elongaciones musculares, entre otras.

Por el contrario, existen una serie de contraindicaciones sobre el vendaje funcional que se debe tener en cuenta: no se deben usar para curar lesiones graves que necesiten una inmovilización total, como en fracturas o roturas en ligamentos y articulaciones. Tampoco son adecuadas para tratar cualquier tipo de desgarre en el músculo, roturas de tendones o problemas de varices. Además, se deberá tener cuidado con las posibles alergias que pueden causar los materiales que componen este tipo de vendajes.

Hay tres tipos de vendaje funcional:

En primer lugar, tenemos el vendaje elástico o de contención.  En este tipo se usan vendajes blandos, elásticos o adhesivos. Muy utilizada como técnica fisioterapéutica y deportiva.

En segundo lugar, la rígida. Este tiene como objetivo no permitir ningún tipo de movimiento que cause algún dolor.  

Por último, el vendaje funcional  mixto, como su propio nombre indica, una combinación de los dos anteriores.

En Frasadent, tu clínica de fisioterapia en Tres Cantos,  encontrarás los mejores profesionales en fisioterapia y en los tratamientos con vendaje funcional. Te daremos un trato personalizado y te solucionaremos todos tus problemas.